22M: La criminalización sistemática de los ciudadanos.

Este sábado Madrid vivió uno de los días más grandes de la Democracia. Más de un millón de personas se juntaron en la capital para pedir al gobierno no pagar la deuda contraida por los bancos, parar la política injusta de recortes, y dar la espalda de una vez a la Troika.

Según El País, ese medio que hasta hace poco era de “izquierdas” y ahora sigue la línea editorial de La Razón, fuimos 50.000. Pena que la gente tenga ojos y pueda extrapolar de las fotos existentes aéreas los verdaderos datos. De todas formas, sólo hay que compararla con las del JMJ y veremos que en el 22M había más densidad de personas que en la Misa de las Familias, que supuestamente albergó a más de un millón de personas.

Este sábado vi familias con niños, gente mayor, jóvenes…personas de todo tipo que estaban unidas por la indignación y rechazo ante las políticas del gobierno. La manifestación fue en todo momento pacífica y no hubo ningún altercado hasta las 20.30h, momento en el que la policía cargó ante una plaza atestada de personas y coincidiendo con la apertura de informativos. Curioso que los incidentes ocurran siempre a la misma hora.
22m-vs-jmj
El gobierno lleva un mes criminalizando a las marchas. Primero eran extrema derecha, al día siguiente eran extrema izquierda….Total, que la delegación del gobierno criminalizó a ciudadanos normales y aprovechó para desplegar un dispositivo policial sin precedentes, de 1.700 agentes.

Se registraron y retuvieron autobuses que venían a las marchas y se negaron lugares de asilo para que la gente que venía caminando desde todos los confines de España pudiera descansar.

De nuevo hay clases y clases. Los católicos del JMJ tuvieron multitud de centros públicos, se les regaló transporte, se les daba de comer gratis…pero si los que se manifiestan lo hacen para quejarse de las políticas del gobierno, la cosa ya cambia.

Por muchas trabas que pongan, por mucho que criminalicen a los ciudadanos y orquesten disturbios, el pueblo está despertando. El 22M puede ser el punto de inflexión en las protestas. El verdadero comienzo de nuestra Primavera Árabe.

Ya se hablaba este fin de semana de caminar hacia la huelga general y realizar más marchas. Ojalá no hagan falta y el PP decida gobernar para sus ciudadanos. Quizás hoy, que tiene lugar en el Congreso la capilla ardiente de un político con principios, como Adolfo Suárez, se les pegue un poco de ese talante democrático que tanto les hace falta. Por desgracia lo dudo. Nuestro gobierno ya nos ha demostrado que carece de espíritu de autocrítica.

Share