Carta de dimisión como consejera de Podemos Alcorcón

Como la mayoría de personas que conforman el Círculo de Alcorcón saben, hace 2 meses decidí dimitir como Consejera Ciudadana de Podemos Alcorcón. No lo he hecho oficial hasta ahora principalmente por no perjudicar la campaña de mis compañeros, dando razones contrarias al sentir mayoritario de las bases de mi municipio. Siempre entendí este cargo como un puesto de portavocía, y así es como lo acabo. Sería, bajo mi punto de vista, amoral dar argumentos como consejera (aunque sea dimitiendo) que perjudiquen a la mayoría.

Estas semanas, después del batacazo electoral, tampoco he visto lugar a publicarlo, pero pensando fríamente, ¿cuándo ha habido un momento de tranquilidad en estos dos años de Podemos? Hoy serán las negociaciones, mañana un Vistalegre, pasado otras elecciones, y así ad infinitum. Ahora que la resaca electoral ha pasado, ¿qué mejor momento?

Llegué a Podemos porque era una herramienta ciudadana, una nueva forma de hacer política alejada de las dinámicas de siempre donde los egos y los intereses propios siempre priman. Me acerqué a lo que antes era un movimiento para acabar con la parte representativa (o al menos limitarla al máximo) de nuestra democracia, la cual sigo considerando como uno de los grandes cánceres de la misma. Me presenté a consejera como portavoz de aquellas que pusieron su confianza en mí, siguiendo siempre los designios de los de abajo, y no los de arriba. Pero eso ya no es Podemos. Así lo decidieron en Vistalegre hace más de un año los simpatizantes, y así lo decidió hace unos meses la inmensa mayoría al votar a favor de la confluencia con una un partido tradicional.

No sirvo para las tramas de juego de tronos, para las partidas de Risk, ni para seguir a líderes ciegamente por carismáticos que sean si no me dan argumentos. Me pone enferma tener que pelear con aquellas que deberían ser mis hermanas por sillones que no me pertenecen. No soy capaz de primar votos a principios y mucho menos primar mis principios personales por encima de los del resto. En definitiva, no soy capaz (y por eso jamás antes había militado en un partido político) de ser parte activa de la vieja política.

Se habla ahora de si quizás esta visión idílica tan 15M es de soñadores, de ilusos, de que en la tesitura actual en la que se encuentra Podemos hay que tirar por fórmulas más tradicionales y “realistas”. El eterno debate vuelve una vez más: ¿Reformismo o Revolución? ¿Rosa de Luxemburgo o Bernstein?.

Ese sentir tan mayoritario en gran parte tiene razón, y una excelente muestra son los resultados electorales. La gente no está empoderada y sin empoderamiento ciudadano es difícil conseguir una victoria en las instituciones por vías que requieren de gente formada e informada. Tocan pues, las viejas dinámicas.

Deseo de veras a aquellos compañeros capaces de jugar en estas dinámicas y mantener sus valores sin morir en el intento (con los cuales he coincidido en este Consejo Ciudadano) mucha suerte en el proceso de transformación interna necesario en Podemos. Mucha suerte llevando a cabo un programa reformista en nuestras instituciones y manteniendo esos cambios en el tiempo. Ojala la historia de hace un siglo no vuelva a repetirse y sí estemos preparados para el reformismo.

Por mi parte agradezco de veras el tiempo compartido con todas las personas del Círculo, agradezco salir de aquí con grandes amigos en mi mochila y con mi conciencia como ciudadana activa y repleta de ganas de seguir luchando. Gracias a Podemos se lo que supone trabajar y esforzarse por mejorar las cosas, y se la felicidad inmensa que se siente consiguiendo a través de ese esfuerzo una victoria conjunta, por pequeña que sea.

Gracias a mi tiempo en Podemos seguiré militando, pero donde considero que hace falta: en los movimientos sociales que busquen el empoderamiento ciudadano, la formación de un pueblo, que bajo mi humilde opinión, aun necesita mucho que aprender para que un nuevo sistema sea factible.

Muchas gracias a todas las que confiasteis en mi como consejera y siento de veras no cumplir con todo mi mandato, pero viendo los resultados de los últimos referéndum llevados a cabo desde Podemos, no sería una portavoz digna de vuestro sentir.

Seguimos por caminos separados, pero seguimos 🙂

Atentamente,
Mar Millán García.

Share