Carta de Presentación como candidata a las Primarias Ciudadanas de Podemos por el Círculo de Alcorcón

Mi nombre es Mar Millán, tengo 27 años y soy originaria de Tenerife. Me diplomé en ingeniería Técnica en Informática de Sistemas en la Universidad Politécnica de Madrid y trabajo como programadora senior en una consultora informática. Actualmente vivo con mi pareja en Alcorcón.

Como la gran mayoría de trabajadores y jóvenes de este país vivo sin saber que será de mí el día de mañana, sin posibilidades de alcanzar mis metas y sin un futuro claro que pueda permitirme cosas tan locas como formar una familia.

Soy una más. Alguien que pertenece al 99% y está cansada de tantomaltrato. Poco importa el nombre, el origen o la condición de los cada uno. Poco importa quién sea yo. Podemos no va de eso.

Somos millones los desheredados por este sistema. Los que con nuestro sudor movemos este país día a día para poder pagar los desmanes de los grandes poderes financieros. Personas que se han ganado la vida dignamente y nunca han vivido por encima de sus posibilidades. Ciudadanos que vemos como sistemáticamente nos privan de nuestros derechos humanos más básicos, para que una oligarquía de políticos y poderosos puedan seguir viviendo en la abundancia.

Más del 50% de los jóvenes se encuentran ahora mismo sin un trabajo y muchos de ellos se ven obligados a emigrar a otros países como mano de obra barata. Curiosamente muchos de los países destino suelen ser los mismos que guían los designios de estamentos no-democráticos como la Troika, el BCE o el FMI. Esos países, al igual que el nuestro, están gobernados por políticos a los que sólo les importa salvar las empresas que más tarde les darán puestos de responsabilidad en sus consejos. El perjuicio ocasionado a sus propios conciudadanos les trae sin cuidado.

700.000 hogares españoles carecen actualmente de ingresos y no cuentan con la protección de ningún gobierno. Los que tienen algún ingreso, o bien es en negro, obligados por los empresarios que ofrecen estas condiciones, o tienen contratos en los que los derechos son papel mojado.

Los que gobiernan Europa quieren países del tercer mundo donde las grandes empresas de sus regiones puedan ofrecer productos a precios “competitivos”. El problema es que para competir con países como China o Bangladesh hay que tirar a la basura los Derechos Humanos por los que tanto lucharon nuestros antepasados. La Troika, el BCE y el FMI nos demuestran día tras día que esa es su hoja de ruta, y que prefieren defender los márgenes de beneficio de los empresarios que la dignidad de los ciudadanos.

La Democracia es una forma de organización social donde las decisiones las toma el conjunto de la sociedad, pero en España y en Europa no se gobierna según los designios de la población, por mucho que nos digan que vivimos en Democracia.

Cada cuatro años damos el aval para que un partido gobierne sin contar con nuestra opinión. Estos regímenes despóticos cuatrienales aparentan ser diferentes, pero en momentos de crisis como ésta podemos percibir mejor que nunca que todos están controlados por los mismos, por los grandes
poderes empresariales y financieros.

Es hora de que el gobierno sea por y para los ciudadanos., que seamos nosotros los que decidamos nuestro propio destino. Tenemos el derecho y la obligación de volver a soñar, de pensar que un mundo más justo es una meta alcanzable.

Con las nuevas tecnologías una democracia directa es posible. Se pueden construir herramientas vía Internet donde los ciudadanos puedan proponer, cambiar y decidir lo que hará su gobierno. No obstante, los partidos políticos existentes no sólo no fomentan esta vía, sino que la intentan coartar con Leyes Sinde y pro-AEDE.

Es por ello que tenemos que cambiar el sistema desde dentro, formar un partido donde se tomen las decisiones de forma horizontal y abierta. Un partido que muestre que otra forma de hacer política es posible y que en un futuro pueda tener poder suficiente para cambiar este sistema sin recurrir a la violencia.

Por tanto, los candidatos no somos más que simples portavoces de lo que los ciudadanos decidan votar a través de estas herramientas, y nuestra única meta debe de ser siempre un futuro donde no haga falta delegar tu responsabilidad en otros.

Al menos eso es lo que buscamos desde el Círculo de Alcorcón, y me siento halagada de que mis compañeros quieran que represente estos valores. Gracias.

Twitter: @marmillang
Facebook: Mar Millán García
Blog: www.informaticafrustrada.es

Share