Con la NSA hemos topado

Es oficial, la NSA nos espía las comunicaciones.

O-rlyOh, ¿really?

No paran de hablar sobre si espiaron las conversaciones de Merkel u Holland, o si el CNI dio meta-datos a la NSA de los españoles. Ahora bien, la pregunta que yo me hago es: ¿Acaso nos cogió por sorpresa?

Los internautas desde hace ya algunos años solíamos hacer coñas por chat o correo diciendo palabras clave como “Allahu Akbar, Bomb o Kill Bush” y vacilando sobre lo que tardaría en llegar la CIA a casa (yo misma lo he hecho). Vamos, que quizás no era oficial, pero algo nos olíamos (como con la corrupción española), aunque la mayoría pensaba que creer que el gobierno americano espiaba las conversaciones de grupos tan amplios de población, era de magufo y conspiranoico.

Ahora bien, si que ha resultado sorprendente para muchos saber que eran las propias empresas – y países, como ha pasado con los metadatos españoles cedidos por el propio CNI – las que dejaban las puertas abiertas intencionalmente para que la NSA pudiera espiar a gusto, y más cuando son empresas como Google, cuyo lema “Don’t be evil” ha calado en más de algún fanboy.

No se ha escapado ni la Emperatriz de Europa, Ángela Merkel, la cual ya ha hecho patente su malestar (no como los serviles lameculos del gobierno español) al conocer que sus comunicaciones, incluidas las personales, fueron interceptadas por el gobierno americano.

NSA-espionaje

Obama por su parte intentó “arreglar” la imagen de mierda ante sus aliados diciendo que espiaría sólo lo que le hiciera falta. Tócate los huevos.

Y mientras tanto en la prensa conservadora ahi están, justificando esta fragante violación a la libertad individual (esa que tanto adoran los capitalistas), porque claro, son la gran potencia y no podemos quejarnos. Al capitalismo no se le planta cara, se le ríen todas, absolutamente todas, las gracias, y si eso signicia defender un acto contrario a los fundamentos del propio capitalismo porque lo ha hecho el país fanboy por excelencia del capitalismo, pues oye, se hace xD

De todas formas esto lo que ha dejado en evidencia es la dependencia tan clara que tenemos el mundo entero de las tecnologías made in USA, y como estos aprovechan esa supremacía para espiar todos nuestros movimientos en la red, lo cual supone hoy en día, con dispositivos móviles como los de ahora – muchos con Android, made in Google, la de “don’t be evil except you are not yankee” – que la NSA sabe hasta cuando vas a hacer de vientre.

Europa debería de pensar si esta dependencia es inteligente, y si no somos capaces nosotros mismos de hacer productos propios que limiten todo lo posible la necesidad de utilizar software y hardware de USA. Sin ir más lejos, Europa se dejó una ingente cantidad de dinero en su propio sistema de geolocalización, el Galileo, mucho más preciso que el GPS, y ajeno a su naturaleza militar. No obstante, los dispositivos se siguen fabricando utilizando GPS, y Europa en vez de intentar cambiar las tornas (fomentando la creación de hardware europeo) prefiere tener un montón de satélites carísimos sin darles un verdadero uso.

Así que, en resumidas cuentas, ¿de quién es la culpa? ¿De Estados unidos por espiar o nuestra por dejarnos?

Share