El último gran luchador despedido entre gusanos.

Hemos despedido la semana con la triste noticia de la muerte de Mandela. El único icono que nos quedaba en vida de la lucha por valores tan nobles como la libertad, la igualdad o la tolerancia.

Infinidad de políticos contemporáneos han salido corriendo a declarar su respeto por los valores e ideales que defendió Madiba, desde nuestro querido Rajoy hasta el presidente de EEUU, Barack Obama.

También se han hecho grandes despliegues informativos donde contertulios de todo tipo – hasta mi querido Hermann Tersh – hablaban sobre su historia y figura, siendo todo alabanzas.

Eso sí, tantas alabanzas de tantos políticos y periodistas, obviaron sistemáticamente la lucha no sólo de color, sino de clases sociales, que llevó a cabo Mandela. ¿Habéis escuchado en algún medio que Madiba era del partido comunista? Claro que no, los líderes comunistas son todos terribles, sólo existieron Stalin y Castro.

mandelacomunista

Se ha utilizado su figura y su lucha para que muchos se suban al carro de unos ideales que día a día insultan y pisotean.

Ayer fue su funeral y se reunieron en el evento representantes de más de 90 países. Entre ellos estaba España, con El Príncipe Felipe y Rajoy como enviados.

El Príncipe Felipe, en el funeral de un hombre que defendía la igualdad de todo ser humano, sin importar su color ni su origen. Él, que está por encima del resto de españoles por haber nacido a través de una vagina con apellidos reales.

Y Rajoy, mi querido Rajoy, que pisotea a las clases obreras – las que defendía Mandela – y que día a día restringe la libertad e igualdad en nuestro país.

Si surgiera un Mandela contemporáneo e iniciara su lucha pacífica se comería una multa de 30.000€ e iría a la cárcel. Eso en el caso de que hubiera nacido en España. De haber decidido venir como muchos africanos a nuestro país, quizás se hubiera quedado en las cuchillas de la valla de Melilla.

Pero pese a los insultos a Mandela de los poderosos, su memoria y su figura seguirá estando viva en el otro 99% de la población, aquella que era el objetivo de su lucha. Gracias por todo Mandela.

Share