Facebook, WhatsApp y el poder de la información

Hoy la noticia del día ha sido la compra de WhatsApp por 16.000 millones de dólares por parte de Facebook.

Con este movimiento Facebook se hará con el dominio de la mensajería mundial. Hasta el momento lo intentó de mil maneras con su Messenger, que sólo ha tenido aceptación en EE.UU. pero con la compra de la compañía de mensajería la cosa cambia.

WhatsApp no sólo domina el mercado sino que ha sido el culpable de la muerte del SMS. Cuenta con 450 millones usuarios activos al mes de los cuales 320 lo son a diario.

La política de la aplicación supuestamente – según sus responsables – seguirá igual. Nada de anuncios, cuota mensual nominal, anonimato e independencia. Lo dudo.

whastsbook

A muchos les ha parecido que la cifra de compra es una auténtica locura, viendo la diferencia con otras compras como la de Skype por Microsoft (6.000 millones) o Youtube por Google (1.500 millones), pero la realidad es que esta cifra no es disparatada cuando tu negocio es el Big Data y la venta de la información de sus usuarios a otras compañías.

Todos se sorprenden además de que Facebook tenga tanta pasta como para pagar esa ingente cantidad de dinero por WhatsApp “¿Cómo es posible que una red social gane tanto dinero?” Pues porque la información es poder y es algo que se sabe desde hace mucho en este mundo. Zuckerberg nunca ha sido un tío original ni ha descubierto la rueda, pero ha sabido explotar la idea de otros en este aspecto mejor que nadie. Por otra parte, tampoco es un tío respetuoso con la ética y la moral. Si habéis visto la red social sabréis como la idea de Facebook surgió cuando un mezquino Zuckenberg ante tanto rechazo por parte de sus compañeras de universidad, decidió hacer una red social en Harvard donde puntuar a sus compañeras como si de carnaza se tratara.

Ya hemos visto la relación de amor incondicional entre Facebook y la NSA. En la red social hay información personal, laboral y de relaciones de amistad de millones de personas. Datos muy jugosos para cualquier organización que quiera controlarte, espiarte o simplemente acosarte con anuncios que no has pedido. Esa venta de datos a la NSA y otras compañías e instituciones que ni siquiera conocemos, es lo que hace a Facebook tan rica.

Ahora al comprar WhatsApp, Facebook tiene la mensajería móvil de la mayoría de población mundial, datos que además podrá cruzar con los que ya tiene de su red social. No os creáis que no se va a mercadear con esa información por mucho que digan, ya vimos en los papeles de Wikileaks que su mayor comprador es el servicio de inteligencia yankee.

Ahora muchos claman por la alternativa de Telegram, pero no olvidemos que Telegram es un servicio de mensajería perteneciente a VK, la mayor red social de Rusia, así que más de lo mismo, quitando el hecho de que en Rusia ni siquiera te tienes que cortar para mercadear con datos sensibles, ya que allí la Ley de Protección de Datos es poco más que una fantasía.

¿Qué ocurrirá por tanto con la mensajería mundial? Auguro que la mayoría de gente no cambiará de servicio, por mucho que la privacidad de sus datos esté en entredicho. La gente no suele ser consciente de lo que eso supone. Los que sí lo sean no les quedará más narices que tragar, porque es la única forma de poderse comunicar hoy en día con los demás.

Share