Ilusión por el cambio: Podemos.

Los que me conozcáis sabréis que llevo un tiempo buscando un movimiento político en el que participar para cambiar las cosas. Llega un momento en el que una se cansa de quejarse y lamentarse sin más, de que le invada la desidia y piense que no se puede cambiar nada.

He ido a algún que otro evento de diferentes partidos para informarme y buscar el que me resultara más cercano a mi forma de pensar. Buscaba propuestas que correspondieran a mis ideas sobre economía, educación, sanidad, justicia…, y estructurado de forma horizontal. Un 15M con una meta clara y ánimo de intentar cambiar el sistema desde dentro.

Por todos los que pasé me surgió la misma duda: “¿Realmente este movimiento es horizontal?” Veía grupos de gente que destacaba sobre otros, procesos de listas abiertas con selecciones “sospechosas”, poca claridad sobre la posibilidad de participar, y así un largo etcétera de detalles que me echaban para atrás. Sin embargo, no desfallecía. Me informaría de todos los partidos posibles del espectro y me metería en el mejor de ellos, aunque no fuera todo de mi agrado.

CartelCuadradoPromocionPrensaUno de los grupos en los que me interesé fue Podemos. Me encantaba que surgiera por fin una iniciativa que intentara unificar la izquierda, con un programa y una lista de candidatos escogida por medio de verdadera democracia directa. No obstante, me surgían dudas. ¿Por qué Pablo Iglesias era el líder y no otro? ¿Qué pasaba con el acuerdo de IU? ¿Conseguirían convencer a IU en crear listas abiertas o acabarían sucumbiendo al dedismo? Aún así quería como en otros casos, pasarme antes por alguna asamblea para informarme.

Se había creado hacia unas semanas un Círculo en el pueblo en el que resido, Alcorcón, así que me pasé por su primera asamblea. Lo que allí me encontré me enamoró desde el primer momento.

Fuimos poco más de una decena de personas, pero a todas nos unían las mismas cualidades. Eramos gente normal, que compagina sus quehaceres diarios con la vocación de colaborar en cambiar las cosas. Personas que no tiene afán de protagonismo o notoriedad y simplemente quieren que el mundo sea mejor.

Encontré allí gente que me entendía y no me trataba de loca por preocuparme tanto por la política. Personas normales que aportaban ideas. Ciudadanos que votaban con total normalidad y respetaban las opiniones de los demás. Por un momento volví a sentir aquel que espíritu de ilusión y esperanzas por el cambio que me embargó en los comienzos del 15M.

Tenía algo claro, aunque no las tuviera todas conmigo iba a poner mis energías en aquel proyecto, en aquel Círculo de Alcorcón que se preocupaba por sus vecinos y que quería hacer algo por mejorar las condiciones de todos.

Desde que acabó aquella asamblea, todos hemos colaborado poniendo nuestro granito de arena y en menos de una semana hemos hecho grandes avances. Tenemos cartelería, redes sociales, actas, folletos informativos… un montón de cosas que sería imposible que consiguiera una única persona.

Mientras tanto, la “cúpula” de Podemos me demostró mientras tanto que no iban a aprovecharse de nosotros y hacer lo que les viniera en gana, que de verdad buscaban lo mismo que mis compañeros de Alcorcón.

IU se desvinculó de Podemos y decidió perder la mayor oportunidad que había tenido jamás en su historia de alzarse como estandarte de la Izquierda. Volvieron a optar por las listas a dedo y para colmo mandaron a Izquierda Abierta a la ignominia. Podemos por su parte anunció que visto lo visto se presentarían por su cuenta, y que lo harían a través de primarias abiertas.

Ayer Podemos anunció el proceso de construcción de las listas: Estas serían abiertas a cualquier ciudadano. Sólo había que ir a tu círculo más cercano – aunque fuera la primera vez – y presentarte y votar. Cada círculo escogería a tres candidatos, y estos se votarán de forma abierta por Internet (Si os interesa saber más del proceso de selección visitar este link)

Gracias a lo vivido esta semana y a los anuncios de la central de Podemos he decidido consagrarme a este proyecto. Quizás me equivoque, pero intentaré por todos los medios que esta iniciativa, que me parece un rayo de esperanza en este país roto por la corrupción, las desigualdades y la pobreza, salga adelante. Colaboraré como pueda, por insignificante que sea mi ayuda.

Por eso, os animo a que os informéis de donde está vuestro círculo más cercano. Id y participar, votad a vuestros candidatos, o presentaros si de verdad tenéis el compromiso desinteresado que eso conlleva. Una sola persona no puede hacer nada por cambiar el mundo pero todos juntos somos legión.

Share