La informática es el demonio. Sobre el fail de la AEAT con los datos de la Infanta

Estos días el tema estrella en prensa es el supuesto EPIC FAIL de la Hacienda Tributaria al enviar al Juez Ruz la declaración de la Infanta Cristina, la cual incluía “por error” 13 ventas de propiedades a su nombre no declaradas y que días después la Agencia Tributaria ha reconocido como errores propios.

La primera excusa que dieron desde la Hacienda Tributaria fue que se confundieron con alguien que tenía el mismo DNI. La mentira era bastante evidente, ya que la familia real, igual que la familia de Franco, tienen reservados los números del 0 al 99. En este caso, el DNI de la Infanta Cristina es el 00000014Z. Nadie más tiene este DNI, así que primera mentira tirada en horas.

Luego hablaron de un posible error en los datos que recibió la AEAT, pero el registro de la propiedad y los notarios han negado por su parte que tengan ninguna escritura de la infanta que contemple estas ventas. Esto aparte de ser el mayor caso de FAILs seguidos por parte de una administración pública, empieza a ser un misterio digno de una novela de Agatha Christie.

Y claro, la pregunta que nos viene a todos a la cabeza es , ¿de dónde salen pues estos datos?

Las últimas excusas que he podido oír sobre este tema tuvieron lugar en Telemadrid. En KM0 entró el Presidente de la Organización de Inspectores de Hacienda, Ramsés Pérez Boga, para explicar un poco por que ha ocurrido este error. Las razones expuestas por este señor, y más tarde defendidas y exageradas por los contertulios, consiguieron que ayer me fuera a la cama de muy mala ostia.

Según este hombre se debía, como no, a un error informático. Por norma general para estos señores, analfabetos digitales, un error informático es el recurso más rápido para tapar marrones y limpiarse las manos, pero cualquiera que sepa cómo funciona una aplicación por dentro sabe si de verdad ese es el caso o si por el contrario le están tomando el pelo.

Pues bien, la primera opción según este señor era que seguramente un operario al codificar los datos – entiendo que con esto quería decir que fueron introducidos manualmente – escribió los dos primeros dígitos de un DNI de Bizkaia – empiezan por 14 – y luego le daría al Intro y claro, relacionaría esas ventas a la infanta. ¡Si es que el Intro lo carga el diablo, maldita sea!

180613-logo-haciendaJ.R.Mora

 

Empecemos por lo obvio. ¿Este señor me está diciendo que no se aplica el algoritmo de cifrado afín que valida la letra de verificación del NIF? Es decir, si por error pones 14 y das intro debería mostrarte un hermoso mensajito diciendo que te falta la letra, la cual se obtiene por medio de una fórmula matemática sobre los dígitos del mismo. Dudo mucho que la Agencia Tributaria sea la única administración pública que no compruebe la letra del DNI.

La otra opción es aún más graciosa. Según este Señor un Perroflauta Ninja entró en los sistemas de la Agencia Tributaria y metió, de forma maliciosa, estos datos incorrectos intencionalmente. Obviamente no podemos negar esta hipótesis, igual que no podemos negar la existencia de Dios o de cerdos voladores en otros planetas, pero vamos, suena cuanto menos rocambolesca.

También se barajaba la opción de que alguien suplantara a la infanta para blanquear dinero, ya que un DNI de la realeza no sufriría los controles típicos de cualquier ciudadano. Esto…¿me están diciendo que a la realeza no se les cruzan sus declaraciones con los datos de la agencia tributaria? Es decir, entiendo que el cruce de información – a diferencia de lo que parecía creían algunos contertulios del programa – lo hace un sistema informático y por lo que me están dando a entender, ya no sólo con eso, sino con el resto de FAILS que seguiré comentando después, es que este desarrollo tiene una excepción, un IF como una catedral de grande, que dice IF DNI DE LA REALEZA THEN MIRAME Y NO ME TOQUES. Para la Agencia Tributaria según parece los españoles NO somos iguales y me resulta tan gracioso…porque yo sí tengo memoria a diferencia de muchos españoles y recuerdo a los lameculos reales diciendo eso de “nuestro rey paga impuestos como cualquier ciudadano de a pie, no como la reina de Inglaterra”…jeh ¬¬

Y sigamos con el cruzado de datos. No sé cómo tirará la aplicación de la AEAT, pero intuyo que el cruzado de datos no lo hacen un par de chinos atados a su sitio mientras se dedican a mirar, factura por factura, si las cifras cuadran con la declaración. Imagino que un sistema cortejará los datos, y en caso de resultar incongruentes, saltará un aviso. Luego un operador tendrá que mirar esta declaración y ser él quien valide si esto es correcto o no, y si toca hacer una paralela, etc.

Y lo mejor viene también por parte de la Infanta. La deficiente mental de Cristina – la llamo de tal forma porque es lo que nos hacen entender desde todas las instituciones, que es tontita – ¿no reclamó su declaración al ver que ésta tenía 13 errores por importe de más de un millón de euros?

Lo mejor ya fueron luego los tertulianos, sobre todo los del programa de después, Diario de la Noche, donde uno de los invitados, Antonio Pau – ex-registrador y notario -, que debe ser de los que aún lleva una agenda telefónica de papel en el bolsillo, poco más decía que el cruzamiento automático de datos era el culpable de todo – incluso de la muerte de Lady Di – y que los datos saltan de un campo a otro, que se obtienen resultados incorrectos, etc. Algunas de sus afirmaciones son absurdas, como el tema de los campos saltarines que van de un campo a otro de la BBDD, pero bueno, no seré demasiado dura y vamos a confiar en que, como es de esperar, todos los sistemas son susceptibles de fallos, aunque sean sistemas fiables y sólidos como los de la Agencia Tributaria. ¿El sistema de la Agencia tributaria está tan mal hecho como para cometer 13 errores sobre la misma persona? Joder, en España hacemos software al peso, pero aun así… Lo siento, pero no me lo creo.

Para empezar, como ya he dicho, estos errores son bastante inverosímiles y si encima vemos el número de ellos, 13, pues más razón para no creerlo. Tampoco se sabe de dónde salen esos datos – ninguna administración envió esos datos a la AEAT – y como han llegado a las Bases de Datos de Hacienda es todo un misterio. Para colmo, desde 2005 no saltó esa incongruencia en sus sistemas y la infanta tampoco reclamó que le cobraban más de un millón de euros por la patilla.

Además, me llama soberanamente la atención un dato que parece pasar más desapercibido que los mencionados hasta ahora, y es que parece que nadie revisó los datos que se enviaron al juzgado. ¿De verdad alguien se cree con la trascendencia que tiene el juicio sobre el caso Noos que nadie revisara los datos que enviaron al juzgado? ¿A nadie le llamó la atención aquellas 13 propiedades surgidas de nadie sabe dónde y les dio por cortejarlas?

Han pasado 4 días hasta que la AEAT ha dado explicaciones, y esas explicaciones encima son poco creíbles. Si hay un error de esas características en menos de un día lo identificas y lo subsanas, no me creo que se tardaran 4 días en averiguar las causas.

Más bien lo que yo creo es que alguien envió los datos de la infanta y cuando se descubrió el pastel, papá cogió el teléfono y ordenó que desaparecieran los documentos de los registradores y notarios y cargara con el mochuelo la agencia tributaria. El rey ya demostró que poder para hacer desaparecer papeles tiene, si no que le pregunten por los registros de sus cuadros del museo del prado al Duque de Hernani, y sinceramente de los registradores de la propiedad y notarios no me fio una mierda, viendo lo bien que controlaron los abusos de los bancos durante la burbuja inmobiliaria.

Y bueno, echarle la culpa a la informática como comodín tampoco me sorprende, y más cuando ya he visto más de un comportamiento en los aplicativos de la AEAT “sospechoso“. Sin ir más lejos, el otro día hice mi declaración de la renta vía web y en la parte de la devolución estaba marcada la casilla de “Dar a Fondos del Tesoro” como predefinida. Me hizo gracia que ya de primeras intentaran colartela en el borrador, pero mi sorpresa fue mayúscula cuando, una vez metí los datos de devolución en la modificación y fui a confirmarla, mágicamente se había vuelto a marcar la opción de “Fondos del Tesoro”. Me pregunto cuántos incautos bien pensados estarán aún esperando que le devuelva hacienda y resulta que su devolución ha sido invertida en el tesoro del país.

Para alguien que no sabe del tema podrá decir “Eso es un error informático”, pero los que desarrollamos sabemos perfectamente que eso es algo hecho a propósito, algo intencional, igual que sabemos que las razones dadas por la agencia tributaria son una broma de muy mal gusto.

Share