Second Round: Educación pública

Esta semana pasada comenzó el segundo round de los neoliberales contra todo lo público, crecidos por la crisis y su posición de gobierno.

Primero atacaron a la sanidad. Recortaron en personal, material, en resumidas cuentas, en el presupuesto, para dar un peor servicio y así justificar su mal funcionamiento. Aunque somos uno de los países europeos que menos invierte del PIB en sanidad tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, pero aun así el mantra caló y se ha comenzado la privatización de la sanidad en muchas comunidades con la queja tan sólo de trabajadores del sector y el pasotismo del resto de ciudadanos. ¿Y por qué ese ataque? Pues para lo de siempre entre neoliberales, para repartirse un pastel de todos entre sus coleguitas. No hace falta más que ver lo bien que procedieron los antiguos concejales de sanidad en Madrid, Lamela y Güemes, con las primeras externalizaciones de la sanidad en la Comunidad.

La educación – aunque muchos ahora le quiten importancia a que nuestros niños sepan leer y escribir-, es un servicio de primera necesidad, y al igual que todos los demás, resulta muy jugoso para los empresaurios. La ley Wert es otro ataque más a la educación pública, para así más tarde privatizarla. Este ataque de todas formas ya empezó hace muchos años, con la brutal subida del precio de los créditos del año anterior, o el mal llamado Plan Bolonia llevado a cabo por el PSOE, que excluye a los trabajadores de la formación universitaria pública. No obstante, aprovechando la crisis estos del PP han decidido sacar la artilleria pesada.

Las universidades privadas de este país, que no son más que un pozo de niños pijos incapaces de poder aprobar en un centro público, ganan dinero pero no tanto, porque la gente tiene la opción de irse a una universidad pública y aunque se sufra más, puede salir mejor preparado que un niñito pijo y no tener que vender organos en el mercado negro para pagárselo. Eso no gusta. A nuestro gobierno le molesta que un pobre de mierda llegue a ser más en la vida – en formación, luego tened por seguro que el niño pijo, por idiota que sea, llegará a jefe de alguna empresa afín a papá – que uno de los suyos. Además, hay que ganarse los puestos de profesores a dedo y el enchufe de sus nenes en las universidades privadas, así que más vale dar buenas concesiones al sector privado.

Les molesta que puedan amenazarle lo más mínimo su cortijo, y saben perfectamente que no hay nada mejor para desactivar a una sociedad crítica que convertirla en una sociedad de ignorantes y analfabetos. Si además pueden llevarse un puesto en algún centro privado, PROFIT!

mareaverde

Mucho se despotrica sobre el hecho de que se pague el 80% de la matricula de cada estudiante en los centros públicos, y que a algunos encima les demos beca por ser pobres y cubrir así el 100% del pago. ¿Y qué? ¿A cuento de qué tengo que cargarme también la educación pública, mientras estos señores tienen abiertas diputaciones que no sirven de nada más que de agujero negro donde colocar a familiares y amiguitos que chupen de la teta de lo público que tanto critican?

Exigir un 6,5 a un becado y un 5 a un rico es un metodo clasista. Da igual que envuelvan el mojón de mierda con papel bonito y un lazo, no hay manera de tapar el olor que sale del paquetito. Por muchos esfuerzos visuales y estéticos que realicen en cada intervención, ya sea del gobierno o de medios afines, esto sigue siendo una mierda muy fácil de oler.

Pedir como Aguirre – la diosa de la mamandurria, con un hijo y una hermana enchufados en administraciones públicas, y con su carguito de asesora en turismo – que las becas sólo sean para los mejores es un método para no permitir que la educación llegue a todas las clases sociales. Las becas no son un premio para que tu puto niño se compre un coche, sino que para muchos supone la única opción de seguir estudiando.

Aprovechandose de que muchos no saben ni como funciona el sistema de becas, se vende que aquí estamos manteniendo con becas a un montón de vagos y maleantes que no aprueban nada cuando eso es MENTIRA. Es una FALACIA como un camión de grande y cualquiera que haya tenido beca lo sabe.

Cuando yo estudié había que aprobar el 60% -era una ingenieria, de haber sido otra rama serían más- de los créditos correspondientes a cada año. Y creedme, eran muchos créditos. Por no hablar de que dificilmente uno se matricula de los créditos exactos, y toca matricularse de asignaturas extras para llegar al mínimo ¿Son estas condiciones académicas bajas? Puede que algunos piensen que para alguien que sólo estudia es poco, pero cuando uno trabaja la cosa se complica, y lo que es difícil se convierte en titánico.

Yo disfruté dos años de beca. Otro me la denegaron cumpliendo los requisitos académicos por matricularme de medio crédito menos (tenía ese año el 80% de los créditos aprobados) y el siguiente año no pude presentarla porque pese a tener más del 80% de los créditos aprobados, mi matricula del siguiente año tenía menos creditos del mínimo exigido – estaba terminando -. Para colmo de males, muchos becados han tenido que trabajar, aunque sea a tiempo parcial, y ese es mi caso.

Mis padres, que cobraban los dos mil y poco, ya estaban al límite economicamente hablando para poder pedir beca, y era por ello que a partir del primer año sólo me pagaban la matricula, nada de dinero para libros, gastos, etc., cuando mis padres no tienen obligación de mantenerme al ser mayor de edad. Aparte de material, libros, comida, y demás gastos – si vienes de fuera hay que pagar otras muchas cosas – uno tiene aparte que ahorrar, porque a diferencia de lo que se dice, estudiar algunas titulaciones es bastante complicado.

Por mucho que digan lo malo que es nuestro sistema académico en términos relativos, la realidad es que para sacarse una ingeniería – por poner mi ejemplo – en un centro público uno tiene que ser muy bueno. En muchos casos sólo consiguen terminar la carrera un 10-20% de los titulados en primer año. Esto también afecta en la nota que nos da la OCDE, pero nadie lo da como dato en los medios españoles. No obstante, en otros países saben muy bien cual es nuestra situación y es por eso que se rifan a nuestros titulados.

En mi escuela universitaria – vuelvo a poner mi ejemplo porque es el que mejor conozco-, eran pocos los que recibían beca, y ninguno de ellos era un vago que ni aprobara cafetería. A los vagos las universidades públicas los suelen echar en el segundo o tercer año por no cumplir los requisitos de permanencia, así que tampoco tenemos vagos indefinidamente comiendo de ese 80% de matricula que paga el estado. Siempre hemos tenido un sistema de becas injusto, pero con la última reforma que proponen la educación universitaria pasará a ser elitista y clasista.

En mi humilde opinión las matriculas tendrían que ser gratuitas y las becas sólo para gente con necesidades económicas. Ahora bien, si lo que queremos es un sistema de exelencia se me ocurre subir las notas de aprobado de todos a un 8, y no permitir seguir estudiando a nadie que saque como mínimo esa nota de media. Más excelente que esto…pero claro, eso no, porque saben que de hacer eso ni uno de sus difuncionales hijos llegaría siquiera a sacarse el graduado.

Las mejores notas se sacan en centros públicos, ahí tienen los datos, pero se recorta en centros públicos y se mantienen ayudas a los centros privados. De verdad, ¿hay alguien en España que se crea el mensaje de mejoras educativas que nos venden estos mediocres? ¿Alguien no ve que su único objetivo es echar del sistema educativo a las clases bajas y medias? Por primera vez en muchos años, vuestros hijos vivirán peor que nosotros. De hecho algunos ya lo estamos haciendo.

De todas formas, ni siquiera un sistema que de verdad – como el que propongo arriba – prime la excelencia es bueno. En Bachiller saqué una media de 9, y en PAU saqué en torno a un 8, por lo que se puede decir que estoy más capacitada que Aznar, por ejemplo, para ser presidenta del gobierno – estoy aplicando su razonamiento de mierda, yo no opino así tampoco xD – pero es que un sistema de excelencia, el cual seguramente me hubiera venido bien, es injusto y absurdo.

Tampoco hay que olvidar que la gente que estudia son personas, y que a veces esas personas pasan malas rachas y un año empeoran su rendimiento. ¿Tenemos que castigar las equivocaciones de cualquier joven prohibiéndole estudiar?

No queremos una masa de pobres con puestos poco cualificados y unos pocos superdotados – y mucho rico parásito viviendo de los demás – que realicen los puestos importantes. No. La excelencia no se consigue así, se consigue enseñando bien a los estudiantes, formandolos y motivandolos como en otros países, y sacando lo mejor de ellos. Queremos una buena masa de gente formada que trabaje en puestos altamente cualificados, por los que se pagan fortunas. No queremos seguir siendo camareros ni criados de señoritos ricos.

wert-dimision

El sistema educativo es muy malo, pero por culpa de que ustedes, la casta, lo uséis como herramienta para ganar elecciones, en vez de para hacer al país más próspero. Hay que mejorar la selección y formación del personal docente (que magisterio tenga un 5 de nota de corte y sea una mariana es de risa), dar mayores medios, y tener un sistema que premie el aprendizaje y no la competitividad entre los alumnos. Hay que buscar educación igualitaria en donde el hijo de un presidente vaya al mismo centro público que el hijo de un fontanero. De haber tenido una educación así, tal vez ustedes tendrían algo de empatía por el resto del pueblo.

No sobran titulados en España, eso es mentira. Lo que hace falta es un tejido productivo cualificado donde puedan trabajar, algo que genera alergia al tipico empresaurus hispanicus. Si los gobiernos del PP y del PSOE se hubieran dedicado a fomentar empresas que generaran trabajo de calidad y bien pagado, en vez de ladrillo con el que especular, esos titulados ahora tendrían trabajo. Pero la casta política quiere que volvamos a la época de nuestros padres, donde los pobres siempre eran pobres y los ricos siempre eran ricos. Donde la inmensa mayoría de españoles servía y hacía el trabajo sucio de unos cuantos ricos que jamás movían un dedo ni daban palo al agua. Eso es lo que quieren los PPeros – y los del PSOE por omisión – , volver a los antiguos tiempos, donde sus papas, todos ellos buenos españoles franquistas, vivían explotando y maltratando al pueblo.

Señor Wert, ¿sabe usted algo de genética? Imagino que no, igual que de todo, pero bueno, le contaré una teoría a la altura de una nazi, parecida a la que tienen ustedes como dogma de vida, creyéndose superiores a los pobres por nacer en X familia o tener Y dinero. Obviamente para alguien inteligente le parecerá igual de errónea que la franquista o la Nazi, pero tenga presente que muchos más se creerían mi teoría que la suya, por eso de que somos los pobres somos más – un 99% – que los miembros de la casta.

Los perros que nadie quiere y esperan el cariño y atención en una perrera son perros mestizos, hijos e hijas de vete tu a saber quíen. Esos miembros, gracias a que han vivido adversidades mayores que un yorshire de raza, son geneticamente superiores: Más listos, resistentes, sanos, etc. Obviamente entre los perros de raza también los hay que cumplen estas características, pero el hecho de mezclarse entre unos pocos conlleva a que los perros de raza tengan enfermedades, sean débiles y con poca inteligencia. Eso son ustedes, perros de raza, dalmatas enfermos y mediocres que deberían ser sacrificados. Mientras tanto, el resto del pueblo, ese 99%, somos perros mestizos que parecen pulgosos y poca cosa – nada de trajes de corbata caros ni relojes de 4.000 pavos – pero infinitamente más válidos, capaces e inteligentes que la mayoría de la casta de ricos y payasos de la que forma parte.

No hable de excelencia, hable de proteger a animales que, de no haber existido un sistema capitalista como el que tenemos, que protege a los ricos independientemente de su validez, habrían acabado extintos hace mucho. Tenga quidado Sr. Wert, porque teniendo en cuenta que su mano ni siquiera nos da de comer es posible que se la mordamos, pero como somos perros más listos, no le morderíamos la mano, sino el cuello.

En fin, ¿sabe que pasa, Sr. Wert? Que los pobres suelen ser suficientemente listos – si han podido estudiar y tener una buena educación – para saber que mi teoría es una falacia demagógica. Saben que estoy usando el Darwinismo de forma sesgada y sin tener en cuenta cosas como que el número de ricos es suficiente para que todo tienda a una igualación, siendo absurda mi teoría de que son inferiores. Han llegado tarde, señores neoliberales, durante 30 años se dio una mala educación, pero al menos se dio educación a la gente. Ni les engañaría yo, ni ustedes les engañan ahora.

Share