WTF!: ¡Comunistas Nazis!

El otro día tuve uno de esos momentos en los que estás tan aburrida que te pones a mirar artículos de la wikipedia. Estuve leyendo sobre el capitalismo y sus diferentes corrientes, y como suele pasar cuando lees la wikipedia sin un propósito claro, se me fue de las manos. Acabé en un artículo del anarcocapitalismo, ideología que me resultaba cuanto menos irónica.

Esto me hizo reflexionar sobre que a cualquiera ya se le ha ocurrido la combinación de cualquier corriente política con otra, así que me dije “vamos a llevarlo al absurdo” y busqué “comunismo nazi”. Efectivamente, hay gente que combina ideas tan extremadamente dispares, por eso de que los extremos se tocan, creando corrientes de lo más esquizofrénicas.

El Nacional-bolchevismo es una corriente ideológica que no resulta para nada reciente, ya que surgió en 1920. Aunó la lucha anticapitalista con el nacionalismo, utilizando conceptos como el colectivismo y la movilización social, y viendo al Estado como protector de las tradiciones nacionales. Se dio gracias a la efímera alianza entre soviéticos y alemanes, y en ambos países surgieron partidos de esta ideología.

WiderstandEn Alemania el mayor exponente fue el Widerstand, mientras que en Rusia surgieron algunos de estos grupos dentro del Partido Comunista Ruso.

En Alemania como podéis imaginar ya no existen movimientos de este tipo, pero no así en Rusia.

Tras el colapso de la URSS estas ideas resurgieron, culminando en la formación en 1992 del Partido Nacional bolchevique, afortunadamente prohibido a partir de 2007. No obstante, los nazbol (contracción de nacional y bolchevique) siguen siendo un colectivo activo dentro del país.

Después de su ilegalización, Eduard Limonov, fundador del partido, formó parte de La Otra Rusia, grupo donde se concentraron los grupos contrarios a Putin, así que pudimos ver a Gari Kasparov, demócrata, junto a grupos de extrema derecha como el Frente Nacional Bolchevique. Eso sí, La Otra Rusia tiene un punto en común, su nacionalismo.

No es raro de entender. Rusia sigue siendo aún un país con un marcado carácter nacionalista, ya que muchos ciudadanos vivieron el “esplendor” y propaganda de la URSS, por lo que añoran tiempos “mejores”. El propio Kasparov fue miembro del Partido Comunista Ruso, así que por mucho que nos sorprenda que esta figura tan entrañable del ajedrez sea nacionalista, así es.

Por otra parte, aunque muchos occidentales piensen que su nuevo amigo, antes enemigo, es un país demócrata, Rusia tiene de democracia lo mismo que Egipto o Turquía, por lo que se han unificado ideas de los más dispares para hacer frente común ante la dictadura encubierta de Putin.

NazbolBandera del Partido Nacional bolchevique

Como ya digo puede resultar una idea contradictoria – de hecho lo es – pero si somos fríos en el fondo cualquier ideología puede tener algún punto común con otra, por donde puedes unir ambas corrientes como si de una cremallera se tratara.

El fascismo y el comunismo tienen en común que han sido sistemas dictatoriales y contrarios al libre mercado, es decir, al capitalismo. Por un lado promulgan el sistema social de la producción, y por otro el ensalzamiento de la cultura e historia propia por encima de las demás. Esto no resulta difícil si perteneces a un antiguo imperio comunista en decadencia como Rusia.

Eso sí, resulta cuanto menos surrealista ver a gente adorando a Goebbels y Stalin al mismo tiempo.

 

Referencias:

Share